fbpx

Esta tendencia se basa en hacer que cada empleado pueda vivir experiencias convincentes, personalizadas y memorables en sus puestos de trabajo.

Desde hace varios años, las compañías a través de sus productos y servicios han optado por entregarle a sus clientes diversas experiencias, que han sido acogidas positivamente por éstos.

Se escucha a diario hablar del concepto “experiencia”: experiencia de marca, experiencia del consumidor, marketing de experiencia, pero muchas veces no se observa o analiza al cliente interno de una organización: el capital humano y la experiencia que puede vivir cada día.

Con los años, las compañías se han dado cuenta de la importancia que tienen quienes forman parte de ésta, quienes son el motor para lograr el crecimiento y desarrollo que esperan, así como el cumplimiento de sus objetivos. Bajo ese contexto, han comenzado a aplicar Employee Experiencie o Experiencia del Empleado en todos sus esfuerzos de Recursos Humanos.

Esta tendencia, se basa en hacer que cada empleado pueda vivir experiencias convincentes, personalizadas y memorables en sus puestos de trabajo. Tiene que ver con todos los elementos o factores que influyen directamente en la permanencia profesional de un trabajador dentro de una empresa, como, por ejemplo, el trato recibido o el ambiente de trabajo, los cuales podrían afectar en la actitud, bienestar y comportamiento que tiene el empleado dentro y fuera de la empresa.

El CEO de Buk, Jaime Arrieta, indicó que “a modo de ejemplo, es posible fomentar la experiencia del empleado, manteniendo una relación cercana con éstos, es decir, conocerlo -su personalidad, frustraciones, motivaciones, etc-, para así poder definir una oferta de valor atractiva en términos de compensaciones, ambiente de trabajo, flexibilidad, espacio, entre otros”.

Así como una buena experiencia del consumidor genera un lazo fuerte con una cierta marca, una buena experiencia del empleado fortalece el vínculo de éste con la empresa. Es por esto que la experiencia del empleado se considera un valor agregado para las empresas. Mientras la empresa cuida la experiencia de los empleados, ellos mismos también cuidarán al cliente o consumidor final, logrando que se pongan la camiseta por la empresa, transformándolos en embajadores naturales de la marca.

Con la incorporación de tecnologías e innovaciones, es posible lograr una automatización del área de recursos humanos, y así poder poner todos los esfuerzos en los empleados.

Con Buk es posible contribuir en mejorar su experiencia, ya que entrega herramientas que facilitan los procesos administrativos -como las solicitudes de liquidaciones de sueldo, vacaciones y certificados-, teniendo todo al alcance de manera rápida y en formato digital. Asimismo, a través de la sección de talento, el empleado puede recibir feedback sobre su trabajo mediante las evaluaciones y manifestar su opinión a través de las encuestas, todo en una sola plataforma.