fbpx
Foto de perfil Alberto Martínez

Por Alberto Martínez, Académico universitario.

Cuando uno escucha la palabra innovación, muchos asocian este concepto con tecnología, por lo que es un error sólo pensarlo de esa forma. Debemos aclarar que se puede innovar en toda y cualquier actividad que realice u organice el ser humano, lo importante y realmente relevante en la innovación para que esta sea eficaz es que toda acción innovadora debe generar valor, sin agregado de valor no tiene sentido y no se puede hablar de innovación.

En la actualidad el ser humano puede innovar en distintas actividades tales como; la educación, que trae como consecuencia una estrategia que redunda en aprendizaje y crecimiento individual y/o colectivo, la innovación de producto y/o servicio que el mercado reconoce y prefiere por sus nuevos atributos, lo que da ventaja competitiva a la(s) empresa(s) que lo adopta(n). También en los mercados que hoy apoyados por la tecnología se comercia de manera remota en tiempo real, con ello en algunos mercados disminuye la asimetría de información llevando a negociaciones más estrechas y justas para ambas partes. En la tecnología hoy tenemos la posibilidad de procesar grandes cantidades de datos basados en la arquitectura big data, conexiones de multiplexado de alta velocidad, inteligencia artificial (machine learning) que es capaz de revisar datos y a través de un algoritmo predecir a futuro ciertos comportamientos. La innovación en la gestión, aplicando procedimientos, principios diferentes, tecnologías, etc. pueden otorgar beneficios y mejorar la eficiencia.

En fin podemos dar muchos ejemplos de la vida cotidiana del ser humano, todos estamos sin darnos cuenta innovando en el cómo se hacen las cosas, de manejar de mejorar el desempeño. Incluso, hay países que por ley han disminuido la jornada de trabajo, medida que políticamente ha sido cuestionada por ciertos sectores y defendido por otros, pero como resultado se calcula que la productividad percápita mejora.

Es tan relevante la innovación hoy en día que programas de apoyo a la empresa a través de organismos como CORFO, que tiene programas específicos en innovación.

El lenguaje a cambiado, hace sólo algunos años se hablaba de I+D (Investigación y Desarrollo), mientras que hoy se refiere a I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación).

Solo queda recordar que la innovación sólo tiene sentido si ésta es capaz de generar valor.