fbpx

Últimamente Chile ha sido destacado por diferentes organismos internacionales como el mejor país de América Latina para ser emprendedor. Pero, ¿Qué sucede en el ámbito social? A fines del año 2016, según una encuesta de la Fundación Thomson-Reuters, Chile es la mejor nación en América Latina para los emprendedores sociales y la sexta en el mundo.

Para el Stanford Center for Social Innovation (SCSI) la innovación social se define como: “Una solución novedosa a un problema social que es más eficaz, eficiente, sostenible o justa que las soluciones existentes y para la cual el valor creado se genera principalmente para la sociedad en su conjunto en más que para individuos particulares”. (Phills et al, 2008: 3)

En Chile destacan ciertos factores como el acceso a la financiación estatal, el rol de las universidades, la disponibilidad de personas calificadas y el interés de los medios de comunicación en cubrir este tema.

Pero existen algunas falencias que no hemos podido superar como país en temas de la innovación social. Es difícil encontrar información correcta para iniciar de manera formal un emprendimiento, empresa o organización social y luego tener en “regla” los papeles para postular a financiamiento o entregar nuestros servicios y/o productos a los beneficiarios.

Para quienes nos hemos subido al carro de la innovación social sin previo conocimiento de esta burocracia, puede ser una gran travesía constituir, por ejemplo, una fundación. Luego iniciar actividades en el Servicio de Impuestos Internos y que decir abrir una cuenta bancaria, puede llegar a ser tortuoso por la falta de información.

En Chile tenemos grandes exponentes solucionando diversos problemas sociales a nivel local y mundial. El trabajo colaborativo y la generación de interacciones entre estas organizaciones está permitiendo elaborar propuestas de valor diferentes a las tradicionales y esto a aportado en la generación de mayor impacto a los beneficiarios.

Acá cumple un rol importante las redes dentro del ecosistema nacional, que permiten el traspaso de la información, conocimiento y experiencia entre distintas propuestas y actores relevantes. Pero, si no perteneces a este grupo predilecto es difícil tener acceso a información clara y precisa en diferentes ámbitos como es el financiamiento y auto-sustentabilidad económica que son factores críticos durante todo el proceso de gestación y maduración de estas iniciativas.

Es por esto que es tarea de todos informar de forma correcta y clara a la comunidad en general que desee subirse al carro de la innovación social en Chile.